Skip to content

John William Waterhouse

6 septiembre 2012

Nada más exótico que un guepardo a los pies de una dama a orillas de un puerto mediterráneo (Ibiza, Agrigento, Esmirna o Estambul, qué más da). J. W. Waterhouse nos deja una de sus joyas, solo para minorías, con un gusto preciosista, decadente y simbolista. La pintura del siglo XIX ha llegado a su cima. El nuevo siglo traerá la revolución picassiana y el arte del revés. Disfrutemos ahora de una de los piezas más importantes de un heredero del arte prerrafalista.

Imagen

Ariadna (1898), de J. W. Waterhouse (1849-1917)

No comments yet

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: