Skip to content

Medina Azahara (Madinat al-Zahra)

11 diciembre 2009

Madinat al-Zahra (“Ciudad resplandeciente”) es la ciudad palatina edificada por Abderramán III (Abd al-Rahman III, al-Nasir) a las afueras de la capital califal, en dirección oeste. La dignidad del califa exigía la fundación de una nueva ciudad símbolo de su poder, a imitación de otros califatos orientales. Su construcción comienza en el año 936 a cargo del maestro alarife Maslama ben Abdallah. En el 945 se produce el traslado de la corte a esta ciudad, que ya cuenta con la Mezquita Aljama (941). La Ceca (Casa de la Moneda) no se traslada hasta 947-948. Las similitudes estilísticas entre esta ciudad y la ampliación de la Mezquita de Córdoba se deben a la prolongación de las obras hasta el reinado de Alhakén II, sucesor de Al-Nasir. Se ubica en las faltas de Sierra Morena, al pie de la montaña Yebel al-Arus (Monte de la Desposada) y en contacto con el valle del Guadalquivir. La topografía en pendiente de este lugar explica su disposición en terrazas o niveles, el primero de los cuales corresponde a la zona residencial del califa, seguido por la zona oficial (Casa de los Visires, cuerpo de guardia, Salón Rico, dependencias adminstrativas, jardines…) para finalmente albergar a la ciudad propiamente dicha (viviendas, artesanos…) y la Mezquita Aljama, separadas de las dos terrazas anteriores por otra muralla específica para aislar el conjunto palatino. Frente a la idea laberíntica y caótica característica del urbanismo musulmán, Medina Azahara presenta una planta rectangular de aproximadamente 1500 metros por 750 con trazado ortogonal y una red de alcantarillas y abastecimiento de agua perfectamente planificada. A pesar de la riqueza y solidez de los materiales empleados, Medina Azahara no llegó a sobrevivir ni siquiera un siglo tras su construcción, pues fue destruida y saqueada en el 1010, como consecuencia de la guerra civil (o fitna) que puso fin al Califato de Córdoba.

medinaazahara2

 

Elementos de la ciudad palatina 

  • Salón de Abderramán III

Recreación en 3D del Salón de Abderramán III.El también llamado Salón Rico fue el salón utilizado para la recepción de embajadas importantes y que tiene planta basilical de tres naves longitudinales con otra transversal en su entrada que actúa de pórtico. Este salón está decorado con relieves de ataurique en mármol en sus zócalos, seguido por relieves de distintos motivos hasta la típica cubierta de artesonado de madera. Sus columnas alternan los fustes de mármol rosa y azul, rematados por cimacios y los típicos capiteles de avispero califales, desde los que arrancan los característicos arcos de herradura califales, en los que se da la alternancia de dovelas decoradas con ataurique y con pintura a la almagra.

  • Mezquita Aljama

Una de las estancias más antiguas de la ciudad palatina, se tiene constancia de que desde el año 941 se utilizó. Bien orientada a la Meca, mantiene trazos similares al de las mezquitas occidentales, con un patio porticado y una sala de oración de cinco naves perpendiculares a la qibla. Junto a la puerta norte del patio se ubica el alminar.

  • Casa de Ya´far

La llamada casa de Ya´far es un conjunto de estancias situadas en el ángulo sudeste del sector excavado de Medina Azahara, en la zona de alcázar, próximo a lo que se supone era el palacio del príncipe heredero. Esta zona fue una ampliación realizada en época de Alhakén II para su visir, Ya´far. Se compone de una zona residencial con baño y una sala oficial. La zona, que sigue el esquema típico de la ciudad: patio de mármol central, con un surtidor de agua en el centro y estancias dispuestas en torno a él. Conserva parte de la decoración mural a la almagra. Dicha conservación, que fue inaugurada en junio de 2004, supuso el empleo de una técnica de conservación pionera en España. Las estancias se comunicaban con el pequeño hamman o baño privado del visir. Este conjunto se sitúa al norte de la zona oficial: siguiendo el esquema de edificios oficiales de la ciudad palatina, dicho edificio tiene planta basilical, dividida en tres naves (con orientación este-oeste) que abren a una nave transversal conectada con la monumental puerta de acceso, conformada por tres vanos de arco de herradura califal que alternan dovelas con decoración vegetal en relieve con lisas. Ante la puerta se abre un amplio patio o explanada.

  • Mezquita de Medina Azahara

Encontrada en el año 2007, la mezquita se encuentra en la zona sur del recinto palantino con unas dimensiones de 25 metros de largo y 18 de ancho, con alminar en la zona sur. La planta se divide en tres naves perpendiculares al muro de qibla. Siguiendo el modelo instaurado por la Mezquita Alhama de Córdoba, el mihrab es una pequeña habitación poligonal, en lugar del nicho apenas resaltado en planta de las mezquitas anteriores al siglo X. El aparejo es piedra sillar dispuesta a soga y tizón, esto es, el típico aparejo emiral y califal. Al igual que la otra mezquita de Medina Azahara, está orientada hacia La Meca.

Historia de unas ruinas

Después de la guerra civil (fitna) que trajo su destrucción, el saqueo y desmantelamiento de la ciudad palatina prosiguió durante siglos, pues fue utilizada como “cantera artificial” para la construcción de otras edificaciones en Córdoba (esta zona es conocida como Córdoba la Vieja). De una manera oficial, las primeras excavaciones se producen en el año 1911 y no han parado desde entonces. El arquitecto Félix Hernández Giménez fue el investigador que excavó la parte central del alcázar (una superficie de 10 hectáreas y media que incluye el Salón de Abderramán III). En 1985 se transfiere su competencia del Ministerio de Cultura a la Junta de Andalucía, desde la que hoy se gestionan las excavaciones de la ciudad palatina.

El 9 de octubre de 2009 se inauguró la nueva sede institucional. Un edificio que cuenta con 7.293 metros cuadrados distribuidos en tres plantas, dotado de un área cultural, expositiva y didáctica, compuesta por auditorio, exposición permanente que muestra la historia de la ciudad califal, con recursos interactivos y audiovisuales, una biblioteca y un aula didáctica. Diseñado por los arquitectos Fuensanta Nieto y Enrique Sobejano y enclavado al sur de las ruinas, el nuevo centro de interpretación es un edificio que está excavado bajo la cota de suelo y sirve de digna puerta de entrada a los vestigios de una de las más bellas ciudades palatinas del mundo islámico. 

museo-institucional-de-madinat-al-zahra-cordoba-vista-patio-interior

museo-institucional-de-madinat-al-zahra-cordoba-vista-aerea

Quien se asome ahora a los restos del palacio califal más importante de la España Omeya descubrirá de una manera más profunda el significado de las ruinas que hasta ahora se visitaban. Para albergar la muestra y todos los servicios del complejo edificio, los arquitectos han planteado un diseño con vocación de pasar inadvertido. Después de caminar por sus salas, los huéspedes se desplazarán en autobús lanzadera hasta el yacimiento. En unos años, también será posible pasear a pie, de manera más natural, desde el museo, al enclave del palacio, que ya estarán plenamente integrados.

conjunto

La idea de los arquitectos era jugar con la analogía del trabajo de los arqueólogos, que buscan historias bajo tierra. “Por eso decidimos hacer una excavación imaginada y enterramos el edificio, casi como si fuese una parte del yacimiento”, explica Sobejano. También, en los materiales empleados y en el diseño, se mantuvo un diálogo con el pasado de Medina. “Nuestra arquitectura es plenamente contemporánea, pero el edificio está iluminado gracias a los patios, como en las casas árabes tradicionales. En nuestro caso, la piedra la sustituimos por el hormigón, recordando a los estucos blancos de Medina. Para recordar a los estucos rojos originales, usamos el acero oxidado”. Todos estos componentes arquitectónicos, unidos al uso de la luz y el agua, permitirán al visitante vivir una sutil sensación de reminiscencia árabe en cada rincón.

planta sótano

planta baja

La exposición se articula en torno a los periodos más relevantes de Medina Azahara. Primero, como ciudad califal entre los años 936 y 1013; posteriormente, ilustrando su vida a través de piezas interesantes como la Cajita de Wallada o el Candil con forma de Rasiqu.

La exhibición cuenta con una interesante muestra epigráfica y decorativa de la mezquita del yacimiento. Elementos vitales como el agua se representan en piezas centrales, como el surtidor en forma de cervatillo, símbolo de la Córdoba califal. La muestra sigue con los habitantes del Alcázar; con la vida del califa y su príncipe heredero, y la destrucción del complejo palaciego y posterior recuperación.

706276

Imagen virtual de otra obra proyectada por los arquitectos Nieto y Sobejano, el C4 de Córdoba

VER: C4 de Córdoba

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: