Skip to content

Magritte

22 octubre 2009

René Magritte (c. 1935)

Bruselas tenía una deuda con René Magritte (1898-1967). Considerado el mejor narrador del absurdo cotidiano, defendió siempre los misterios sin palabras. Pese a ser uno de los artistas más conocidos y valorados en todo el mundo, Magritte no contaba con un museo. Bruselas, la ciudad en la que vivió prácticamente toda su vida, abrió en mayo de 2009 el Museo Magritte, un bello edificio neoclásico situado en la place Royale, en pleno centro.

La réponse imprévue (1933), de René Magritte

La Réponse imprévue (1933), Musée Magritte

Le faux miroir (1935), de René Magritte

Le faux miroir (1935)

La trahison des images, de René Magritte

La trahison des images

La retour (1940), de René Magritte

Le retour (1940), Musée Magritte

Les compagnons de la peur (1942), de René Magritte

Les compagnons de la peur (1942), Musée Magritte

Les amoureux, de René Magritte

Les amoureux

La magie noire (1945), de René Magritte

La magie noir (1945), Musée Magritte

L´Empire des lumières (1954), de René Magritte

 L’Empire des lumières (1954), Musée Magritte

La voix du sang (1961), de René Magritte

La voix du sang (1961), Musée Magritte

Le Domain d´Arnheim (1963), de René Magritte

Le Domain d´Arnheim (1963), Musée Magritte

La page blanche (1967), de René Magritte

La page blanche (1967), Musée Magritte

Un museo que cuenta con 200 obras del surrealista más desconcertante de la historia. Las creaciones más conocidas de su periodo de plenitud (hay dos de las 17 versiones de El imperio de las luces) se muestran junto a sus trabajos de juventud y las piezas de las exposiciones internacionales. Comparten espacio con fotografías tomadas por él o su grupo de amigos y abundantes textos que recogen su escepticismo y humor. La apertura al público del museo será el próximo 2 de junio, la misma fecha en que su compatriota Hergé (1907-1983), el creador de Tintín, tendrá también un museo propio en Louvain-la-Neuve. Las paredes recuerdan su máxima favorita: “Aquí no hay respuestas. Sólo preguntas”. A la vez, los paneles informativos recuerdan el nacimiento de René Magritte, el mayor de tres hermanos varones, en un pequeño pueblo llamado Lessines. La escatología y el destripamiento de animales pequeños era el mayor entretenimiento de los niños. Cuando René contaba 14 años encontraron a su madre muerta flotando en el río. Su camisón alrededor del cuello. Se había suicidado. Cuatro años después, durante un paseo por el cementerio, Magritte decidió dedicarse a la pintura y se instaló definitivamente en Bruselas, una ciudad que sólo abandonó durante temporadas muy cortas. En esta planta se ven cuadros realizados bajo el influjo del impresionismo y del cubismo.

Hacia 1920, Magritte entra en el mundo de la publicidad. Realiza carteles para obras teatrales y algunos productos alimenticios. La experiencia le sirve para dar contundencia a sus figuras y manejar los colores con mayor determinación. Poco después surge el gran Magritte. Ocurre en 1923, al contemplar Canto de amor, una obra de Giorgio de Chirico inspirada en un escenario lleno de elementos cotidianos. Entre sus cuadros más conocidos: Dios no es un santo (1936), La memoria (1948), Sherezade (1948), El retrato de Anne-Marie Crowet (1956), dos versiones de El imperio de las luces (1954 y 1961).

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: