Skip to content

1609

2 junio 2009
tags: ,

Grabado sobre la expulsión de los moriscos de Alicante (1609)

En la primavera de 1609, miles de personas abarrotaron los puertos del Mediterráneo español. Un decreto firmado el 9 de abril por Felipe III e inspirado por su valido, el duque de Lerma, expulsaba a cerca de 300.000 moriscos (la mayoría radicados en Aragón, Valencia, Murcia y Granada). Para España, que contaba hacia 1600 con apenas ocho millones y medio de habitantes,  la expulsión significó un auténtico desastre económico, pues buena parte de la agricultura y del comercio estaba en manos de moriscos.

Entre las razones de la expulsión están la crisis económica, el odio hacia la minoría islámica, la seguridad de los reinos o los ataques turcos en el litoral mediterráneo. Todos los moriscos expulsados estaban bautizados y, por tanto, desde un punto de vista formal, eran cristianos. A finales de 1608 una junta de teólogos dilucidó la cuestión: se acusó a los moriscos de actuar en favor del Imperio Otomano y de los corsarios que devastaban el Mediterráneo. Apenas unas décadas después del aplastamiento de la rebelión de las Alpujarras, el odio hacia los moriscos estaba muy arraigado.

El legado mudéjar ha perdurado en la arquitectura y en la agricultura (con novedosas técnicas e  ingeniosos métodos para el uso del agua). En el antiguo Reino de Valencia los moriscos representaban un tercio de la población a principios del XVII; en Aragón, alcanzaron el 20% del censo. Las Alpujarras -un topónimo que significa terreno montañoso- o la vega granadina están asimismo llenas de recuerdos de los moriscos. Su laboriosidad en el campo irritaba a los cristianos viejos. El peso de los moriscos en muchas zonas rurales era tan decisivo que el decreto de expulsión contempló excepciones en algunas familias que debían permanecer en España para enseñar a los agricultores cristianos a cultivar las tierras. Toda una triste página de nuestra Historia: la monarquía de Felipe III prefirió apostar por la intransigencia política antes que por la suma de esfuerzos. Una parte del país tardó décadas en recuperarse.

VER: Moriscos, una memoria recobrada, por M.A. Villena.

No comments yet

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: