Skip to content

Expresionismo abstracto español

3 marzo 2009

“Mi pintura no procede del caballete (…) En el suelo me siento mucho más a gusto. Me siento más cerca del cuadro, más parte de él (…)  No me preocupa hacer cambios, destruir la imagen, etc., porque el cuadro tiene vida propia. Trato de dejar que esa vida salga a la superficie.”

Jackson Pollock. 1947.

Heredada de las vanguardias, la idea de la “dinámica continua”, será una de las raíces del expresionismo abstracto, primer movimiento artístico de la postguerra, surgido en EEUU. Aún teniendo en cuenta la autonomía de cada uno de los componentes del movimiento, todos comparten la necesidad de utilizar el gesto espontáneo como medio de expresión intensa de sus inquietudes: el arte como muestra de vida, como dramática expresión del proceso creativo. Las raíces de este movimiento las encontramos en la obra no figurativa del ruso Kandinsky y la llegada de artistas europeos durante la II Guerra Mundial, como Duchamp o Tanguy, entre otros, a los Estados Unidos. De este modo nació la Escuela de Nueva York, centro del expresionismo abstracto. Sin embargo, son tantos los estilos que se abarcaron que se pueden centrar en dos tendencias principales:

  

ACTION PAINTING

Definida como una corriente pictórica de carácter gestual, consiste en salpicar con pintura la superficie del lienzo de manera espontánea. El término fue acuñado por un crítico estadounidense y se refería principalmente a la obra de Pollock.

PLANOS CROMÁTICOS

Creados por Mark Rothko, consistían en crear rectángulos colmados de colores vibrantes en todas sus obras.

 

El expresionismo abstracto también floreció en Europa, teniendo una mayor acogida en España y en Francia, dando lugar al Informalismo y al Tachismo, respectivamente.

INFORMALISMO

Los artistas huyen del arte figurativo para buscar la autenticidad de la pintura; en definitiva, las formas, las manchas y las texturas. En España se introduce en los años cincuenta, con dos focos claros: Cataluña, cuya evolución dará lugar al informalismo matérico con representantes como Tàpies o Guinovart-, y el núcleo madrileño donde se puede incluir el Grupo de Cuenca -Gustavo Torner, José Guerrero o Gerardo Rueda- y algunos integrantes del grupo El Paso, como Antonio Saura o Manuel Millares. Un apartado especial merece Esteban Vicente.

JOSÉ GUERRERO

José Guerrero (Granada,1914-Barcelona,1991)

José Guerrero es uno de los pintores españoles más importantes de la segunda mitad del siglo XX. Andaluz universal, nació en Granada, en 1914. José Guerrero estudió en la Escuela de Artes y Oficios de Granada. Viajó a Madrid, para estudiar en la Academia de San Fernando con Daniel Vázquez Díaz. Más tarde marcha a París (1945), donde conoce la obra de la vanguardia europea, y en particular, de los pintores españoles como Pablo Picasso o Juan Gris. En esta primera época su obra aún es figurativa. Se casó con Roxanne Pollock y en 1950 se fue a Nueva York, nacionalizándose estadounidense en 1953. Comenzó allí a realizar pintura abstracta, formando parte de la Escuela de Nueva York, en cuyas exposiciones participó. Se nota entonces la influencia de pintores como Mark Rothko, Clyfford Still y Barnett Newman en su obra. Destaca sobre todo por su cromatismo, el uso que hace de las masas de color.Al igual que otros jóvenes artistas europeos de postguerra, sobre todo de la dura postguerra española, se encontró con que el camino de la renovación ya estaba ocupado por viejas celebridades, muy vivas aún: Matisse, Picasso y Miró. Cientos de jóvenes pintores luchaban en los años cuarenta para asimilar el viejo vocabulario del cubismo sin sacrificar su derecho a introducir nuevos elementos. La mayoría de ellos, incluido Guerrero, fracasaron. No quedan muchos restos de los experimentos de Guerrero en París, pero podemos hacernos una idea de su lucha echándole un vistazo a dos cuadros con obvias referencias tradicionales: Dos hilanderas (1948), e Hilandera (1949). Aparte de la obvia conexión con Velázquez, también hay una conexión igualmente obvia con Picasso. La impronta del malagueño se ve de un modo claro en la ejecución lineal de manos y pies, así como en las extensiones arbitrarias de color plano. La adaptación de Guerrero está llena de malentendidos, pero también hay en el cuadro de 1949 una intrusión deliberada del color por el color que presagia su futuro.

Dos hilanderas, de José Guerrero (1948)Dos hilanderas (1948) 

Años de formación
Durante sus años de formación (1945-1946) el pintor se interesa por su ciudad natal, Granada, y por la costera Almuñécar, aunque también hay paisajes de La Alberca (Salamanca). Los temas dominantes del joven Guerrero representan la España de la época: la vida cotidiana, el folclore y la religiosidad popular.

Las lavanderas
Las lavanderas (1950)

Sigue un periplo por París y viaja hasta Roma, donde Guerrero pinta alternando colores vivaces y delicados para acercarse a la Ciudad Eterna con San Pedro al fondo (Panorámica de Roma, 1948).

Panoramica de Roma

Panorámica de Roma (1948)

En Roma conoce a Afro e Mirko Basaldella, quienes le acercan a la obra de Mario Mafai. En Roma y con una evidente influencia picassiana, su obra da pasos seguros hacia la abstracción. Allí conoce a su futura mujer, la periodista Roxane Whittier Pollock, con la que marchará a Nueva York. En la ciudad estadounidense se inscribe en la ‘Escuela de Nueva York’, con el predominio del negro o del monocromo, en apología de Joan Mirò.

Penetracion
Penetración (1961)

A partir de 1965, aunque seguía viviendo en Estados Unidos, viajó en varias ocasiones a España, y fue uno de los intervinientes en la creación del Museo de Arte Abstracto de Cuenca. Entre los premios y distinciones que recibió a lo largo de su vida, cabe mencionar que fue nombrado Caballero de las Artes y las Letras por el Gobierno francés (1959).

Frontera negra, de José Guerrero (1963)

Frontera negra (1963)

Hay obras de Guerrero en el Museo Guggenheim de Nueva York, en el Museo de Arte Reina Sofía de Madrid y en el Museo de Arte Abstracto de Cuenca. Y como Málaga para Picasso, Granada ha creado el ‘Centro José Guerrero’, que,  inaugurado en 2000, ocupa un antiguo edificio del Ochocientos. Dirigido por Yolanda Romero, el Centro tiene la misión de promover el estudio y la difusión de la obra de José Guerrero. Los fondos del museo proceden de la donación realizada por la viuda del artista a la Diputación de Granada.

VER: Centro José Guerrero

ESTEBAN VICENTE

Cuando el viajero llega a Segovia y pasea por el acueducto romano o la catedral, la iglesia de la Vera Cruz o el Alcázar, se encuentra con el “Museo Esteban Vicente”, que está alojado en un hermoso palacio de finales de la Edad Media. Un pequeño museo, que alcanza apenas las 50.000 visitas anuales y que es imprescindible para conocer la pintura española del siglo XX. Pero ¿quién es este Esteban Vicente que resulta desconocido por la mayoría de los viajeros? Pues nada más y nada menos que un excelente pintor español, de larga y fructífera vida (1903-2001), nacido en aquella provincia y que, tras un periodo de formación en Madrid y París, acabó emigrando a los Estados Unidos, país donde llevó a cabo la mayor parte de su poducción pictórica y donde residió hasta su muerte.

Esteban Vicente: “Sín título”

Cosmopolita, elegante y refinado, Esteban Vicente cultivó un estilo pictórico encajable en la amplia coriente del expresionismo abstracto. Se codeó de igual a igual con Jackson Pollock, Mark Rothko o Willem de Kooning y participó en las primeras exposiciones de esta escuela artística. Su obra se caracteriza por el recurso a las manchas de color, en la que aparecen ciertos elementos de tendencia geométrica, pero buscando casi siempre la armonía, de forma que hay en su obra una clara invitación a la poesía y a la reflexión personal sobre las relaciones entre el color, la forma y el espacio. No dejéis de visitar la excelente página del Museo Esteban Vicente, con una amplia selección de trabajos del autor. Además, en de la galería norteamericana Hadkett Freedman podréis ver muchas de sus obras y acceder a una amplia biografía en inglés.

Esteban Vicente: “Noon” (1982)

Esteban Vicente: “Alba” (1979)

Esteban Vicente: “Sin título” (1987)

Esteban Vicente: “Sin título” (1982)
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: